Para evitar que una víctima de violencia doméstica sufra más daños, un tribunal puede emitir una orden judicial de protección, tal como una orden de restricción temporal (TRO, sus siglas en inglés). La violación de dicha orden judicial puede tener graves consecuencias para el acusado, incluyendo arresto y sanciones por desacato. No obstante, debido a que una TRO puede ser emitida fácilmente por un tribunal en determinadas situaciones, existe la posibilidad de que sea utilizada incorrectamente.

 

Liz Mandarano
Abogada matrimonial y de familia

Lo peor que puede hacer una mujer durante los trámites de divorcio: abusar de las órdenes judiciales de protección

Publicado: 13/04/2011 7:18 pm EDT – Actualizado: 13/06/2011 5:12 am EDT
Las órdenes judiciales de protección son importantes para la seguridad de muchos. Algunas personas piensan que simplemente se trata de un pedazo de papel que no significa nada. Los detractores citan historias horribles de personas que han sido abusadas o asesinadas a pesar de tener una orden a su favor vigente.
No estoy de acuerdo. Si bien sólo escuchamos los finales trágicos, las órdenes judiciales de protección conllevan una autoridad que por lo menos algunos, si no muchos, abusadores respetan a regañadientes. Creo que estas órdenes han ayudado a muchísimas personas a salvarse de sufrir maltratos horribles que hubieran tenido lugar.

En su artículo del Huffington Post, la colaboradora Liz Mandarano discute cómo se puede abusar de las órdenes judiciales de protección, poniendo en peligro los derechos de una persona acusada de violencia doméstica. Además de que la emisión de una TRO es a petición de parte o efectiva sin notificación previa, puede producir más restricciones que pueden ser consideradas injustas. Mandarano explica las órdenes judiciales de protección de la siguiente manera:

Las órdenes judiciales de protección pueden ser de “mantenerse alejado” o “no hacer”, según el tema. Las órdenes de “no hacer” indican a una persona que tiene que comportarse de determinada manera. Por ejemplo, pueden indicar a alguien que no debe amenazar a otra persona.

Las órdenes de “mantenerse alejado” son más pesadas. Obligan al acusado a abandonar la residencia conyugal y a alejarse de su pareja, hogar, lugar de trabajo y familia para no tener problemas con la ley. Pueden expulsar a una persona de su hogar aunque su nombre figure en el contrato de alquiler o en la escritura de la propiedad.

Tal vez el efecto más desgarrador de una TRO sea que la persona acusada de violencia doméstica es expulsada de su propio hogar, si es que lo comparte con la parte demandante. Si bien esto puede ser temporario, puede significar que el acusado no pueda retirar sus efectos personales hasta que se levante dicha orden. En algunos casos, la persona debe esperar hasta meses para lograr tener una audiencia en donde la orden pueda ser revocada.

Afortunadamente, contratar a un abogado penalista de Fort Lauderdale experto le brinda al acusado la oportunidad de obtener un resultado justo en caso de una TRO. Las personas implicadas en casos de violencia doméstica necesitan asesoramiento legal sobre las normas de manera urgente desde el momento que se emite la TRO y un abogado calificado será la persona indicada para ello.

Además de ayudarte a evitar violaciones a la TRO, un abogado penalista de Fort Lauderdale habilidoso como Richard Della Fera armará una estrategia que permita probar la inocencia de su cliente o, aunque sea, atenuar las consecuencias de la orden. Asimismo, dicho abogado puede brindar consejos claves que pueden producir en un caso exitoso, tales como quién debe acompañarte al tribunal o cuál debe ser tu declaración.

(Source: The Worst Thing A Woman Can Do In Divorce Proceedings – The Abuse Of Orders of Protection, HuffingtonPost.com)